La frase del mes

"...Yo no estoy contra la policía, simplemente me da miedo..." (Alfred Hitchcock)

14 abril 2010

La internet aliada vs la internet enemiga

Me invitaron a participar de un debate muy interesante en la materia Introducción a las Ntic, que forma parte del profesorado de informática que estoy cursando en el Consudec. Y quería compartir con los internautas estas lineas. La pregunta era aparentemente muy sencilla: “Internet ¿aliada o enemiga?”. Sin dudarlo me definí en el bando de los aliados. Dos días después empecé a encontrar, o creo haber encontrado, también motivos para cuestionar mi postura. Por qué dijiste ALIADA, me dijo mi cabecita que le cuesta concentrarse en un texto porque en medio segundo ya esta pensando en otra cosa. Por qué ALIADA. ¿Tan rápido tomás una definición que podría ser errónea? Y como esta mañana estaba lluvioso, me decidí a escribir algunas líneas que justificaran también mi postura si fuera contrario a la web (que no parece ser tan libre porque si así lo fuera debería ser como la radio o la tv de acceso público y gratuito), si creyera que fuera ENEMIGA.


Aliada. Definitivamente ALIADA.

Internet me recuerda a una serie de ciencia ficción: Star Trek. Allí existe una sociedad llamada los Borg, donde el conocimiento se asimila de manera colaborativa y es gracias a ese conocimiento colaborativo que esa sociedad aprende rápido y evoluciona. Internet es el acceso al conocimiento de manera rápida. Y es socializar el conocimiento hacia lugares donde difícilmente llegaríamos si eso implicara viajar. Obviamente no desconozco los peligros a los cuales conlleva. Pero para eso existen los padres y docentes, que podemos ayudar a guiar cómo buscar, cómo aprovechar mejor la web y que no sólo signifique jugar o subir fotos. Pero todo es útil: mi hermano se casó con su mujer y la conoció en una pagina de internet sobre poesía; puedo hablar de manera permanente con mis familiares de San Pedro gracias al chat; me reencontré con amigos que no veía hace tiempo por el facebook. Soy papá y sé también los peligros que tiene la web, pero le enseño a mi hija desde chiquita la manera de salvaguardar su persona y asimilar esta valiosa herramienta que nos permite tener diccionarios on line, atlas, mapas interactivos, curar a un paciente a distancia, aprender y compartir opiniones como lo estamos haciendo ahora en este exacto momento, o ver, por ejemplo, el cielo nocturno como lo veían los griegos gracias a programas como el Stellarium. Me defino entonces: la internet es, para mi, definitivamente ALIADA.


¿Y si fuera enemiga?

Después de opinar sobre el tema y decidirme por aliada, comparando los textos (especialmente las experiencias publicadas en La Pampa donde sí los chicos de esos colegios pudieron vivenciar el trabajo con las TIC) me surgió la pregunta. Me puse entonces a pensar que pasaría si ODIARA internet, cuales serian los motivos. Y para colmo creo haberlos encontrado. Y no uno, sino varios para fundamentar la postura. Y es que si fuera detractor diría que según la realidad que uno viva en el fondo internet puede ser un avance odiado y defenestrado. Diría por ejemplo que los libros producían el acercamiento a instituciones educativas, que en definitiva podían conducir la educación hacia un objetivo. Quien me conduce en internet. Quien me dice que tal o cual información es la correcta si no tengo educador o carezco de alguien con criterio para guiarme. Si fuera un estado represivo querría que ciertas cosas no se vean en la web. Si todo el mundo hablara de internet y yo estuviera excluido del mundo porque no tuve la suerte de tener una familia que me lo proporcionara miraría con recelo a todos aquellos que hablan palabras complicadas y en monosílabos inentendibles. Por qué yo no tengo eso que todos tienen y de lo que todos hablan. Si fuera un padre que vivió en una época donde había carretas y de repente el mundo dependió mas que nunca de las TIC (suponiendo que entendiera el término) y vi como mi mundo de calles de tierra, mañanas con cielos abiertos y sin ninguna microonda surcando el cielo fue literalmente desmantelado, hecho añicos, no solo odiaría la aceleración en la que se ha inmerso el planeta, sino que pensaría que en mi época la gente se escuchaba sin necesidad de tener un aparato, una máquina, o algo electrónico de por medio. Digo, y repito que solo es un ejercicio suponiendo que odiara internet, las TIC y los avances ultrarápidos y eficientes que ha producido el hombre en estos últimos 50 años o menos (la primera computadora 8086 tardo 6 años en evolucionar y hoy en día no pasan meses o días hasta que el nuevo procesador esta probado, usado y listo para ser reemplazado!) digo me gustaría que mi cultura, mi ser, mis vivencias, no quedaran arrasados en un instante, en una avalancha de información tan grande como un agujero negro que se traga todo vestigio de lo que soy y que hace casi imposible llevar a la reflexión. Se que no es el tema de debate. Y que en las últimas líneas casi parece un texto elaborado para la materia Filosofía. Pero quería compartir con la profe y mis compañeros este interrogante (con otros usuarios en mi blog) si creyera que internet fuera DEFINTIVAMENTE mi enemiga, como afirme en la postura a favor líneas arriba.

Publicar un comentario